Comunicación No Violenta

La Comunicación No Violenta ofrece una forma de relacionarnos donde el bienestar de todos es importante.

En nuestra cultura, hemos aprendido a relacionarnos de forma jerárquica. En esta forma, no nos hemos dado cuenta de las necesidades que no están siendo escuchadas, respetadas, ni cubiertas. Cada día nos estamos dando mas cuenta de esto, que nuestra forma de relacionarnos, no favorece el bienestar y el florecer de las personas.

Con la comunicación desde el corazón aprenderemos a:

  • Conectarnos de forma profunda con nosotros, nuestra familia, amigos, compañeros y con la vida.
  • Relacionarnos y expresarnos desde el corazón, de forma honesta y con empatía.
  • Transformar los prejuicios, la desconfianza y la agresividad, en comprensión y cuidado.
  • Pedir lo que necesitamos y escuchar lo que necesitan los demás, de modo que juntos podamos hacer nuestras vidas mas felices y plenas.
  • Prevenir y resolver conflictos donde se cuiden las necesidades de todos, sin sometimiento, ni agresión.

Comunicarnos desde el corazón permite que aflore nuestra compasión natural. Nos ayuda a expresarnos con honestidad y claridad, al mismo tiempo que prestamos una atención respetuosa y empática a los demás. Al invitarnos a observar sin hacer juicios ni evaluaciones y a conectar con nuestros sentimientos, nos permite descubrir las necesidades propias y de los demás y –desde allí- hacer peticiones que sirvan a la vida. Encontrar una forma donde todos ganan.

Nutre actitudes respetuosas con la vida. Permite que se manifieste lo positivo que llevamos dentro -el amor, el respeto, la comprensión, el agradecimiento, el interés por los demás- y transformemos las actitudes egoístas motivadas por los prejuicios, la desconfianza y la agresividad que habitualmente dominan nuestros pensamientos, palabras y acciones.